Saltar al contenido

Cupressus sempervirens:tipos, características, tamaño, variedades, colores…

junio 4, 2021
Cupressus sempervirens

El Cupressus sempervirens es un árbol que mayormente destaca con forma alargada. Generalmente alcanza hasta 25 metros de altura, pero algunas especies llegan a mayores longitudes. Es originario de Europa Oriental y de Asia Occidental. Se considera la cuenca mediterránea como uno de los lugares de mayor cultivo. Su corteza de color gris rojizo suele tener un olor parecido a la trementina. Conoce más acerca del ciprés.

El Cupressus sempervirens

Este árbol de gran altura puede llegar alcanzar hasta treinta metros de longitud. Se encuentran ejemplares de 25 metros, y en casos excepcionales se logran observar alturas de 42 metros. Posee una corteza delgada que combina tonalidades pardas y grisáceas. Suele observarse este color cuando alcanza la madurez.

Sus hojas son escamiformes, muy delgadas y aplanadas, logrando un tamaño entre 2 y 5 mm de longitud. Se presentan en ramillos. En cuanto a su forma, destacan puntas obtusas de color verde oscuro mate. Esto le confiere a su vez un follaje denso de color verde oscuro. Suele encontrarse en forma horizontal, asemejándose a un pino o cedro, o forma piramidal, siendo más común.

Esta especie también se conoce como ciprés común o ciprés mediterráneo, usado tradicionalmente en la decoración y como símbolo de hospitalidad y muerte.

Cultivo del Cupressus sempervirens

El Cupressus sempervirens es un árbol que fácilmente se encuentra en la zona este del Mediterráneo. Se ha logrado cultivar en otros lugares, siendo utilizado para la venta como árbol ornamental. Fácilmente se adapta y desarrolla en casi cualquier tipo de suelo. Solo será necesario que sean suelos sanos y nutritivos. Destacan por poseer gran resistencia al frío.

Cupressus sempervirens

Si se trata de un Cupressus femenino, se observa un follaje verde y redondo. Tras su proceso de reproducción, nacen frutos leñosos que se asemejan a una piña. En el caso del ciprés común, estás se presentarán de color pardo grisáceo una vez que maduren. Poseen una forma alargada y a la vez esférica, algo que lo diferencia del ciprés de Monterrey (Cupressus macrocarpa).

Su cultivo masivo suele darse en jardines, y se tratan como plantas aisladas. Tardan casi 2 años hasta completar su desarrollo. Muchos productores buscan darle una forma de setos recortados.

Las condiciones de cultivo del Cupressus sempervirens

El Cupressus sempervirens es un árbol de gran resistencia. Esto se comprueba en la cantidad de años que puede llegar a vivir. Se calcula una longevidad de hasta 1000 años. Es de fácil cultivo, ya que no es necesario realizar un cuidado exhaustivo. Sin embargo, es clave proporcionar luz y riego adecuado. Entre las condiciones de cultivo que se requieren para lograr un crecimiento óptimo del ciprés destacan:

  • Luz: su crecimiento se da planamente en zonas soleadas. De la misma manera, pueden desarrollarse en semisombra. Aun así, es preferible que se mantenga una exposición directa a la luz solar, Se logra una evolución de forma normal.
  • Suelo: algo que destaca en esta especie, es que es posible cultivarlo en casi cualquier suelo. Sin embargo, la recomendación es que este mantenga tengan un pH ácido. Es posible que se desarrolle en substrato pobre en nutrientes. Lo único que necesita es que el suelo esté bien drenado.
  • Riego: para determinar el suministro adecuado de agua, es necesario tomar en cuenta factores como el suelo, luz, humedad, temperatura y la época del año.
  • Poda: si deseas podarlo para lograr otorgarle forma de seto, se recomiendo realizar el corte a finales de invierno.
  • Abonado: como no es necesario un cuidado exhaustivo, tampoco es necesario abonar el ciprés.

Usos del Cupressus sempevirens

La madera del Cupressus sempevirens es de gran utilidad en la ebanistería fina, carpintería, construcción y escultura. En el pasado, era un material de gran importancia dentro de las industrias navales. Esto es gracias a que posee una gran resistencia a la humedad.

Se ha comprobado como un tratamiento eficaz ante ciertas afecciones como várices, úlceras varicosas, hemorroides y hasta en caso de problemas con la próstata. Para esto se utilizan las hojas y conos del árbol.

Las viviendas eran decoradas con dos cipreses a los costados de la puerta de entrada. Esto era relacionado con hospitalidad. Y funcionaba como un mensaje para los viajeros en caso de necesitar comida y un lecho para descansar.

Variedades de especies

El ciprés es un árbol bastante comercial, por lo que su cultivo es muy popular. Se encuentran en distintas partes del mundo, lo que ha llevado a identificar distintas variedades. Aquí destacan:

  • Cupressus arizonica: conocido bajo el nombre de ciprés de Arizona. Se observa en el sudoeste de Estados Unidos. Destaca una copa cónica y un follaje azul verdoso o gris verdoso. Llega a medir 15 metros de altura, mientras que su tronco llega a tener hasta 50 cm de grosor, observándose una corteza lisa y parda. Resiste temperaturas de hasta -18º C.
  • Cupressus bakeri: es autóctono de California y el suroeste de Oregón. Su altura ronda entre los 10 y 25 metros, mientras que su tronco llega a un máximo de 50 cm de grosor. Algunos pueden llegar a un metro de longitud. Posee un follaje colgante, con color gris verdoso. Resiste temperaturas de hasta -20º C. Se conoce como ciprés de Siskiyou.
  • Cupressus cashmeriana: árbol nativo del Himalaya, pero que se encuentra en peligro de extinción. Su altura varía entre 20 y 45 metros. El tronco llega a medir hasta tres metros. Su follaje tiene una caída asemejada a un “llorón». Tiene un color verde azulado, con valor ornamental alto. Su nombre común es ciprés de Bután. Solo resiste hasta los -7º C.

¿Cuáles son las enfermedades y plagas que afectan al ciprés común?

El ciprés siempre ha sido considerado como un árbol muy resistente. Sin embargo, esto no lo exime de que de algunas afecciones o pestes generen efectos negativos sobre esta planta.

Los botánicos hablan del “Cáncer de ciprés. Se trata de una enfermedad que ataca a los Cupressus. Suele presentarse en aquellos árboles plantados en climas húmedos. Como consecuencia, las hojas se caen y sus ramas se secan. Se produce por la presencia insectos que introducen sus hongos en la corteza.

Otra enfermedad bastante común es la “Seca del ciprés. Esta aparece principalmente en los árboles que se han plantado en macetas o tiestos. Se destaca porque las hojas se tornan amarillentas. Finalmente estás se secan y se caen. Además, abundan las plagas como el pulgón o escarabajos de la corteza.

Beneficios del ciprés

Este es utilizado pata calmar los síntomas del resfriado común. También ayuda a reducir problemas circulatorios y minimizar las erupciones cutáneas, entre otros. Después de largos estudios se llegó a la conclusión que este aceite de ciprés tiene una serie de beneficios importantes.

1. Calmar la tos: este puede combatir la tos por su contenido en canfeno. Se trata de una molécula que se encuentra con frecuencia en los supresores naturales de la tos.

2. Combatir las verrugas: El aceite de ciprés es utilizado para combatir las verrugas causadas por el virus del papiloma humano (VPH). Posee propiedades antimicrobianas y antivirales. Con lo cual es posible tratar afecciones de la piel.

3. Desinflamar las hemorroides: El aceite de ciprés también es efectivo en estos casos. Debe aplicarse en la zona del recto y ano para aliviar la inflamación. A la vez, irá combatiendo las bacterias. Para aplicarlo, debe diluirse en abundante agua o en aceite ya sea de coco, oliva, almendras, entre otros.

4. Limpiar cortes, heridas e infecciones: puede ser utilizado la limpieza de heridas, eliminando el riesgo de infecciones. Sin embargo, no se debe olvidar diluir el aceite antes de aplicarlo.

5. Reducir las espinillas y el acné: las bacterias que causan el acné y las espinillas se pueden combatir usando aceite de ciprés. Trabaja como coadyuvante contra esta afección. Cuenta con un efecto antimicrobiano que eliminan estas bacterias.

6. Reducir la celulitis: el aceite de esta planta tiene grandes usos, siendo utilizado en masajes recomendados para tratar la celulitis.

7. Combatir las venas varicosas: Esta es causa de una mala circulación, pero podemos utilizar el mismo tratamiento que con la celulitis.

8. Controlar la ansiedad y el estrés: El ciprés se emplea en aromaterapia para disminuir los estados de estrés y ansiedad.

9. Aliviar el dolor muscular: es uno de los más utilizados durante la sesiones de masajes para relajar y aliviar dolores musculares. Muchos le adjudican un efecto antiespasmódico, favoreciendo la disminución del dolor y los calambres.

Cupressus sempervirens

¿Cómo se usa el ciprés?

El ciprés se puede utilizar por vía tópica a través de decocciones, aceites o infusiones. Algunas de las maneras en que se prepara son:

  • Decocción: Añade 50 gramos de hojas secas a un litro de agua. Cocinar a fuego alto. Una vez que alcanza su punto de ebullición, se apaga la hornilla, y dejar reposar por 30 minutos. Tras esto se cuela y se usa como lavado o compresa.
  • Infusión: En 200 ml de agua caliente, agregar 10 gramos de la planta seca. Tapar el contenido y dejar en reposo durante 5 minutos.
  • Aceite: Se extrae a partir de las hojas frescas y los gálgulos del ciprés.

Remedios naturales con ciprés

A partir del Cupressus sempevirens han surgido gran número de remedios naturales, todos hechos a base de distintas partes de este árbol. Aquí le nombraremos los más utilizados:

Baño de asiento con ciprés para las hemorroides

Ingredientes:

  • 10 gotas de aceite de ciprés.
  • 6 hojas de hamamelis trituradas.
  • 3 hojas de malva trituradas.
  • 2 litros de agua.

Instrucciones:

  1. Mezclar las hojas y el aceite.
  2. En una olla, agrega 2 cucharadas de esta mezcla por cada 2 litros de agua.
  3. Hierve el preparado durante 5 minutos. Tras esto, dejar reposar y proceder a colar.
  4. Vierte la infusión en un recipiente. Siéntate y permanece así hasta que se haya enfriado.

Infusión de ciprés para tratar venas varicosas

Esta se coloca solo en la zona afectada para disminuir la inflamación.

Ingredientes:

  • 10 gotas de ciprés.
  • 1 cucharada de castaño de Indias.
  • 1 cucharada de hamamelis.
  • 2 litros de agua.

Instrucciones:

  1. Mezclar cada una de las plantas con el ciprés. Procede a colocar el preparado en una olla con agua.
  2. Hierve durante 5 minutos, deja reposar y procede a filtrar.
  3. Por último, empapa unas compresas y espera a que estén tibias para poder colocarlas en las zonas de las várices. Realizar este procedimiento de 2 a 3 veces al día.

Contraindicaciones del ciprés o cupressus sempervirens

El aceite de ciprés este puede tener efectos segundarios si se usa de forma inadecuada. En caso de ser alérgico a los aceites esenciales, se presentarán reacciones adversas. Algunos de los síntomas pueden ser:

  • Picor.
  • Inflamación.
  • Enrojecimiento.
  • Dolor y ardor.

Tampoco es recomendado en mujeres embarazadas o mujeres que estén lactando. En caso de bebes, niños pequeños y mascotas no es recomendado su uso a menos que sea recetado por un especialista.