Saltar al contenido

Betula: tipos, características, tamaño, variedades, colores…

abril 18, 2021
Betula

Cuenta la leyenda que si quemas una tira de corteza de la Betula un fuego azul te levantará el ánimo. Un remedio mágico que vale la pena probar. Beneficia tu salud y elimina la celulitis.

Su corteza blanca rasgada y sus peculiares flores desnudas te cautivarán. ¿De qué árbol se trata? ¿Sus flores se pueden enamorar? Quédate y conviértete en todo un experto de la Betula. 

¿Betula o Abedul?

Betula

Si buscas información sobre cualquier tema que no conoces seguro los nombres te confunden. Por eso es necesario que sepas que no hay diferencia entre Betula y Abedul. Se refieren a la misma planta. El primero es el nombre científico y el segundo su nombre común y más conocido. 

La Betula es un árbol que pertenece a la familia Betulaceae. Viven alrededor de 100 años. Sus semillas deben plantarse en otoño o primavera. Así que aprovecha esta temporada para sembrar unos ejemplares en tu jardín. Ten en cuenta que sus raíces crecen hacia los lados. 

Necesita la luz para crecer por lo que los lugares cerrados no son para él. Sobre todo por la inmensa altura que puede alcanzar. A continuación conocerás más al respecto. 

Características de la Betula 

La Betula es un árbol con una belleza extraordinaria. ¿Cómo reconocerlo? Pon atención a los detalles. Su esbeltez y elegantes colores la hacen destacar entre los bosques. 

Puede medir hasta 30 metros de altura. La corteza es de color blanco plateado con líneas o fisuras negras. Tiene un tronco cilíndrico y su diámetro, por lo general, no sobrepasa el metro.

Sus hojas miden hasta 6 cm. Son sencillas y romboidales con contornos cerrados. Presenta ramas colgantes muy flexibles. Los movimientos que acompañan a la corriente de aire convierten su follaje en un espectáculo impresionante.  

Es un árbol caducifolio o de hoja caduca. Esto significa que pierde gran parte de sus hojas y flores en algún momento del año. Generalmente durante el otoño y el invierno. 

Flores femeninas y masculinas

Betula

¿Sabías que las flores son masculinas y femeninas? Incluso algunos arbustos contienen ambos sexos en sus tallos. A este tipo de planta se le conoce como monoica.

La Betula pertenece a este peculiar grupo. Sus flores se disponen en espigas con forma de racimos o amentos. Las puedes ver amarillas y verdes. Estos colores varían según la especie. 

Las flores masculinas tienen un perianto simple (envoltura que cubre a los órganos sexuales), reducido y escamoso. Comienzan su desarrollo en los meses de verano y esperan hasta la primavera para cortejar a sus hermosas féminas.

Las femeninas son desnudas, es decir, no tienen ni pétalos ni sépalos. Ambos géneros se encuentran en número de tres. El polen posee tres poros y su forma es esferoidal. Mide de 20 a 25 micrómetros de diámetro. 

¿Dónde las puedes ver?

Si vives en Asia, Europa o América del Norte es probable que te hayas topado con estos gigantes de la naturaleza. Si no, pues no esperes más. Aquí sabrás dónde encontrarlos. 

Los árboles de la Betula son nativos de Asia. Crecen en lugares soleados y húmedos. Aunque prefieren el frío, pueden sobrevivir a las altas temperaturas si se mantienen bien hidratados. Búscalos cerca de los ríos. También necesitan suelos ácidos y silíceos.  No necesitan muchos nutrientes.

En Europa las especies Betula pubescens (Abedul pubescente) y Betula pendula (Abedul común) son las que predominan. Incluso los puedes ver en algunos parques. En algunos países los colocan a los lados de la carretera. Por su color blanco brillante son ideales para orientarse durante la niebla. 

En Estados Unidos y Canadá se encuentran cerca de 10 especies. Entre ella predominan: la Betula Alba (Abedul blanco), la Betula populifolia (Abedul gris), la Betula Occidentalis (Abedul agua) y la Betula alleghaniessis (Abedul amarillo). Están, además, al norte de África, en Marruecos.

¿Cuántas especies de Betula existen?

Aunque los científicos no se ponen de acuerdo, se cree que existen más de 60 especies de Betula. Su belleza adorna los paisajes de bosques y jardines. Algunos de los más conocidos son: 

Betula pendula o Abedul común: es la especie más común en Europa. Soporta temperaturas muy bajas. Sus hojas verdes adquieren un color amarillo dorado durante el otoño. Las ramas más jóvenes presentan glándulas resinosas glabras.

Betula Alba o Abedul blanco: Su corteza carbonizada fue empleada antiguamente para pintar la zona alrededor de los ojos. Es considerado uno de los árboles nacionales de Rusia.

Betula lenta o Abedul dulce americano: nativo del oriente de América del Norte. A diferencia de las otras especies su corteza es áspera, con un color negro-marrón oscuro. Su aceite es rico en salicilato de metilo con un aroma que recuerda la Gaulteria. Se utiliza en repostería y perfumería. 

Betula pubescens: sus ramas jóvenes presentan pelos y carecen de glándulas resinosas amarillas.

Betula celtibérica: sus retoños presentan glándulas resinosas amarillentas, elemento que lo diferencia de otras especies.

Betula alleghaniensis o Abedul amarillo: debe su nombre a que de adulto su corteza adopta un color amarillento. Es uno de los más altos de la familia. 

Betula abbo-sinensis: originario del oeste de China. Destaca por su corteza roja y hojas alargadas. Mide hasta 12 metros de altura.

Betula costata: nativo de Corea y China. Sus hojas tienen nervios muy marcados y punta en forma de pico.

Betula ermanii o Abedul de Erman: sus ramas son de color marrón rojizo y las ramitas pubescentes marrón verdoso. Suele llegar a los 20 metros de alto. Su tiempo de vida varía entre 20 y 50 años. Su fruto es parecido a una nuez.

Betula maximowicziana o Abedul de Maximowicz: se considera una especie rara originaria de Japón. Sus plantaciones son dispersas. 

Betula utilis o Abedul del Himalaya: pertenece a la región del Himalaya. Posee hojas ligeramente peludas y ramificaciones muy elegantes.

Betula papyrifera o Abedul de papel: es más común en la zona de Norteamérica. Es frecuente verlo en terrenos que han sido afectados por incendios severos. Ha sido usado en la fabricación de canoas. 

Betula populifolia o Abedul gris: es de los más pequeños. Se caracteriza por tener ramas delgadas y hojas acumuladas. Al igual que el anterior coloniza zonas quemadas y abandonadas. Dura poco tiempo.

Conoce los usos del árbol de la Betula

Betula

La Betula es considerada un árbol ornamental por excelencia. Su corteza y ramas seducen a los espectadores más exquisitos. Tiene aplicaciones en la medicina, cosmética y hasta en tu cocina.

¿Sabías que las matrioshki son hechas con madera de abedul? Esta madera no solo es útil en la fabricación de las famosas muñecas rusas. También se emplea para hacer los mangos de herramientas, cestas, raquetas y para elaborar pastas de papel y tinta de imprentas. 

La medicina ha sido una de las más favorecidas. La savia, gracias a su efecto antiséptico, se emplea para enjuagues bucales. Ayuda a combatir la gingivitis y úlceras bucales. Su corteza tiene cualidades antiinflamatorias, por lo que trata la artrosis, artritis y otras afecciones. 

Una forma de aprovechar sus propiedades es mediante la infusión de sus hojas. Estas son ricas en flavonoides. Constituyen un poderoso anti diurético que elimina la retención de líquido sin dañar el riñón ni las vías urinarias. 

¿Cómo preparar esta infusión? Deja las hojas secar y luego agrega 30 gramos por litro de agua. Toma dos tazas al día. Puedes complementarlo con otras plantas. Tiene un sabor amargo pero cuando veas los efectos no te importará. 

Numerosos estudios demuestran que el azúcar de abedul es más saludable que el de caña. Muy beneficiosa para los diabéticos ya que no necesita de la insulina para penetrar en los tejidos. Si quieres adelgazar esta es una opción perfecta para ti. Contiene menos calorías e hidratos de carbono. 

El aceite de abedul es utilizado en cremas y otros productos cosméticos. Hidrata la piel y previene las infecciones. Es tu mejor aliado para eliminar la celulitis. Contiene minerales y vitaminas del complejo B.

Betula, un árbol sagrado

La historia siempre nos sorprende. El hombre ha convertido a la naturaleza en una especie de fuente espiritual y sagrada. El árbol de la Betula está rodeado de magia, amor, amuletos y fertilidad.

Curiosamente en Japón las mujeres lo usan para comunicar su estatus amoroso. Si la mujer porta una flor de Betula significa que está dispuesta a enamorarse. Al contrario de la raíz, que es sinónimo de estar casada. Si lleva sus hojas entonces debes saber que aceptaría una relación  extramarital. 

En la mitología nórdica se relaciona con Frigga, diosa del amor, el cielo y las nubes. Una antigua costumbre galesa dice que el hombre debe dar una guirnalda de abedul a la mujer que ama y de igual forma la mujer. 

Druidas y celtas fabricaban varitas mágicas con sus ramas. Representaba la inmortalidad del alma. Algunos creían que era el árbol de la sabiduría. Con la savia elaboraban pócimas curativas. Trazaban sus manuscritos en pergaminos hechos de la propia corteza de sus troncos. 

En algunas culturas de chamanes y brujos, sus hojas y ramas son usadas para ahuyentar a los malos espíritus. Dicen que las escobas de las brujas están hechas con ramas de Abedul atadas con mimbre. Según los cristianos, este árbol crece a la entrada del paraíso y da consuelo al alma.