Saltar al contenido

Betula pendula:tipos, características, tamaño, variedades, colores…

abril 18, 2021
Betula pendula

El nombre Betula pendula deriva del nombre que le otorgaron los griegos al Abedul (Betula) y el (pendula) basado en la forma colgante de sus ramas.

Es una de las especies que dominaban desde los tiempos prósperos de Grecia y de las praderas de los países limítrofes del Norte de Europa. Para los eslavos y teutones este árbol personificaba a la primavera y anunciaba el tiempo de la recolección de comida y leña para el invierno.

Celtas y druidas lo utilizaban en sus rituales de iniciación. Las señoritas acudían al Betula pendula para frotarse y encontrar el amor. Muchas personas en la Europa actual creen que el abedul es un árbol místico y de paz, además de saberse sus propiedades en pro de la salud, lo que le hace árbol de veneración, siembra y respeto.

Tipos

Se dividen en dos:

Abedulares cantábricos

Son los abedulares de Betula pubencens de los cuales destaca el Salix atrocinerea. De común crean bosques abiertos de esta especie, encontrándose además en zarzales y brezales cantábricos. Suelen suplir en el dosel arbóreo a los hayedos o robledales de roble pedunculado.

Destaca entre su estrato herbáceo el helecho Pteridium aquilinum, considerado de alta cobertura por su salud y adaptabilidad a climas internos y externos.

La flora de este tipo de Betula pendula es variada, destacando la Corylus avellana, Calluna vulgaris, Hedera heliz, Tamus communis, Deschampsia flexuosa y la Hypericum androsaemum.

El mejor suelo para este tipo es el piso montano o colino; el ombrotipo húmedo e híper húmero y en los suelos ácidos, normalmente sobre sustratos silíceos (areniscas, esquistos). Ello denota la gran resistencia al sol y a una breve temporada de sequía en este tipo de Betula pendula.

Es común en la región eurosiberiana, Cántabro – Euskalduna, distribuyéndose de común en los valles cantábricos y montes de la divisoria de aguas. La Betula pendula de este tipo sustituye bosques acidófilos, hayedos, robledales, entre otros, además de formar parte de la vegetación de roquedo en terrenos abruptos.

Abedulares pirenaicos

Son los abedulares con el estrato de árboles dominado por la Betula pendula, siendo de común bosques abiertos sobre brezales. Junto al Abedul se nota de común la compañía de Hayas, del Pinus sylvestris (Pino Rojo) , el Álamo temblón y el Acebo.

Se complementa con un estrato arbustivo denso de arándanos, zarzas y/o brecina. Las herbáceas recurrentes son las acidófilas Deschampsia flexuosa y Teucrium scorodonia. La flora se reparte entre la Betula pendula, Vaccinium myrtillus, Anemone nemorosa, Ilex aquifolium.

El suelo donde mejor hace vida es el piso montano; ombrotipo húmero e híper húmedo, además de los suelos ácidos sobre calcarenitas o areniscas, propios de la región eurosiberiana, Pirenaico central, Cántabro – Euskalduna.

Este tipo de Betula pendula se encuentra dispersa en las montañas pirenaicas y pre pirenaicas de Navarra, macizo de Oroz – Betelú y las sierras de Leire e Illón.

Suele ser sustituta de hayedos acidófilos ibéricos y cantábricos y de robledales albares cantábricos, como por igual en comunidades permanentes en laderas rocosas y pedregales.

Betula pendulaCaracterísticas de la Betula péndula

  • Es uno de los árboles más preciosos, inspiradores e históricos del planeta.
  • En su etapa joven es de corteza blanco / plateada; al madurar se hace parda y agrietada.
  • De ramas flexibles que junto a sus péndulos dan a la Betula pendula un aspecto grácil y lánguido.
  • De hojas triangulares, alternas, muy dentadas y de largo peciolo; de color brillante en el haz.
  • Sus flores son unisexuales, dispuestas en gatillos o amentos colgantes.
  • El propio Betula pendula posee por encima amentos masculinos que caen cumplida su misión y quedan los femeninos hasta su madurez, cuando dispersan al viento sus frutitos en la época veraniega.
  • Florece entre abril y mayo y sus frutos maduran cada verano.
  • En otoño, antes de desprenderse de las hojas amarillentas, ya tiene formados los gatillos que abrirán sus flores en la próxima primavera. A su vez, las nuevas yemas que darán paso a nuevas ramas, asoman por el reverso de las hojas.

Hábitat natural de la Betula pendula

El abedul, diseminado en todo el planeta, es originario de Eurasia, encontrándose en toda la cuenca Mediterránea. Suele crecer en zonas áridas, pisos montanos, dunas, roquedos, riberas y humedales.

Suele soportar muy bien las heladas, especialmente si crece en suelos de arena, torva o ferrosos. Su adaptabilidad a todo tipo de terrenos, se transforma en un hábitat para algunas variedades botánicas. Su resistencia a la altura se ha medido hasta en más de 2.000 metros sobre el nivel del mar.

Tamaño

  • La Betula pendula puede alcanzar los 30 metros de altura y 15cm de diámetro.
  • Las hojas oscilan entre los 4 a 6cm de longitud y 2 a 4cm de ancho.
  • El peciolo es de 1,5cm de longitud.
  • Los amentos masculinos, durante su floración precoz, miden entre 3 y 6cm de longitud.
  • Sus frutos se dan en una infrutescencia ovoide – oblonga o cilíndrica que va entre los 1,5 a 3,5cm colgante y que se deshace al madurar.

Variedades de Betula pendula

Betula pendula purpurea

Es un árbol de porte regular, estrecho y de tamaño pequeño (8 a 10 metros). Es originario de Asia y como todo Betula pendula es de ramas colgantes. Su crecimiento es más lento que los árboles de su misma familia. Sus hojas son de tipo caduca y mutan de un rojo vivo a un rojo más oscuro y su corteza es de tono gris – blanquecino. Debido a un efecto de luz, se nota de color púrpura que trae su nombre.

Se da en los climas fríos y/o nevados. Resiste las altas temperaturas aunque se desarrolla mejor a media sombra. Florece entre abril y mayo. Es resistente a los suelos ácidos y se adapta en zonas rocosas o de piedra caliza. Puede tolerar la salinidad, por ello es viable sembrarle cerca de los malecones.

Betula pendula fastigiata

Posee una altura regular entre 10 a 15 metros y unos 12cm de diámetro. Sus hojas son triangulares, alternas, dentadas y mucho más grandes que la Betula pendula. Sus flores provienen de amentos colgantes amarillos que florecen entre marzo y abril en países con las cuatro estaciones o en la temporada post lluvias en países con dos estaciones climáticas.

Se da de común en suelos frescos y húmedos, pudiendo resistir los arenosos. Es uno de los más sembrados en parques y jardines por su crecimiento constante y no exceder tanto en espacio gracias a que sus ramas crecen verticales para darle un porte columnar.

El tronco es blanco y se exfolia ligeramente, cambiando a color amarillo en otoño. Es bastante rústico y resistente al viento.

Colores

  • Su tronco es blanco / plateado con zonas hendidas de color negro.
  • Los tallos jóvenes son péndulos de corteza color marrón claro en sus extremos.
  • Las hojas de la Betula pendula son de color verde brillante. A la caída d estas en otoño, adquieren un característico color amarillento.
  • Sus diminutas flores de los amentos masculinos son de color amarillo; las femeninas, que se desarrollan en amentos erectos, son de color verdoso.
  • Las flores femeninas ya fecundadas dan lugar a frutos marrones.
  • Tanto la corteza del tronco como de las ramas adultas en las especies europeas de Betula pendula, presentan coloraciones muy vistosas que alternan entre el color blanco y el crema, haciéndose más coloridas al desprenderse en tiras en cada renovación del árbol durante toda su vida.

Betula pendulaCultivo

La semilla se extrae de las “piñas” de color pardo que emergen de la Betula pendula una vez que están maduras. Se extrae la semilla, se trilla, criba y se hace el aventado de manera rápida, almacenándose en ambiente seco y frío.

Se estratifica en arena húmeda bajo una temperatura promedio entre 2 a 4ºC, pudiendo germinar en menos de 30 días. Se siembra ya sea en otoño o en primavera (sí se guarda en condiciones adecuadas de vivero). Se sugiere una estratificación previa a la siembra.

Se puede cultivar en un envase forestal de unos 400cm3 para plata tipo 1; si es para repoblaciones (ornato, paisajismo), se realiza el cultivo a raíz desnuda en un hoyo entre 60 a 150cm de profundidad.

La Betula pendula es muy delicada en sus primeros 5 meses de brote, requiriendo riego y sombra continua durante ese tiempo. Ya luego la misma se hará libre.

La poda es sencilla en ramas secas o cruzadas y/o las que pudiesen ser algún riesgo, cortando a unos 12cm como mínimo, del tronco, para que resurja sana. Se recomienda sea con la técnica del aserrado.

Usos

Las hojas de la Betula pendula, comercializados como hojas del Abedul son mezclados con la corteza y los amentos para crear diuréticos, ayudando a prevenir los cálculos en las vías urinarias y biliares gracias a que activa la función de los riñones, estimulando las micciones.

Se utiliza para el tratamiento de la hidropesía gracias a que ayuda a eliminar las retenciones de líquido. Con la Betula pendula se crean depurativos naturales para la sangre que ayudan a la recomposición interna de la piel y algunos naturistas la recomiendan para el tratamiento de la astenia primaveral.

Es componente base para medicamentos contra la artritis e inflamación de las articulaciones. Las cortezas del Betula pendula crean un efecto astringente que favorece la cicatrización y limpieza de las heridas.

Es utilizada como remedio para evitar la caída del cabello y fortalecimiento de los folículos para el crecimiento de nuevos cabellos.

En la industria, la madera de Abedul es considerada una de las más resistentes y mejores para la manipulación en la fabricación de muebles de oficina y para el hogar.