Saltar al contenido

Cercis Siliquastrum: tipos, características, tamaño, variedades, colores…

abril 18, 2021
Cercis Siliquastrum

¿Alguna vez has caminado por un parque y te has detenido a admirar un árbol de tronco marrón y flores lilas? Pues ese es, precisamente, el Cercis Siliquastrum. 

Este ejemplar de gran belleza puede crecer en patios, jardines, parques, bosques y hasta en macetas ¿Qué esperas para plantar uno?

Para ti que deseas descubrir sus características, orígenes, formas de cultivo, cómo protegerlos y usos, preparé este post. 

¿Cómo luce el Cercis Siliquastrum?

No es un árbol de gran tamaño, alcanza sólo 5 o 6 metros de altura, aunque los más viejos pueden llegar hasta los 15 m. 

Es de tipo caducifolio, lo cual significa que, en una parte del año, pierde todo su follaje. Esta época coincide con el período de otoño – invierno. Fuera de estos meses es muy frondoso con ramas irregulares y abiertas. 

Como te comenté antes, posee unas flores lilas que contrastan a la perfección con el color carmelita oscuro del tronco. Este último, puede presentarse también en tonos grisáceos, todo depende del clima, la época del año y la tierra. La corteza es lisa, aunque se pone rugosa con el correr de los años. 

La copa es abierta y las ramas tienen un crecimiento irregular que puede controlarse con la poda. A la vez, de sus ramas crecen hojas con una forma muy peculiar y también frutos en forma de vaina. 

Hojas, flores y frutos del Cercis Siliquastrum 

El Cercis Siliquastrum posee flores, hojas y frutos. Cada uno tiene un período de desarrollo distinto y, por supuesto, características diferentes. En los siguientes apartados describiré en detalle estos tres elementos.

Flores lilas, blancas y rosadas

Las flores de este árbol son pequeñas con un tamaño que no supera los 2 centímetros. Son hermafroditas y nacen en grupos de tres a seis que cubren las ramas y algunas partes del tronco. También existen otras que crecen en solitario. 

Aunque predomina el color lila, pueden exhibir tonalidades rosas y blancas. Poseen pistilos y estambres. Florecen durante los meses correspondientes a la primavera -marzo y abril-.  Luego de que se secan, quedan prendadas del árbol por un largo tiempo.

Del mismo modo que ocurre con algunos árboles frutales, las flores aparecen antes que las hojas. Esto ayuda a que sea un árbol con mucho potencial ornamental. 

¿Flechas de Cupido?

Las hojas del Cercis Siliquastrum son verdes. En primavera toman un color pálido y en verano se intensifica. Puede que, en un mismo momento, existan hojas con diferentes tonalidades. 

El tamaño oscila entre los 7 y 12 centímetros con una forma simple que recuerda a un corazón. El ápice de estas es redondo y el peciolo que las une a las ramas es largo. 

Los frutos del Árbol del Amor

Cercis Siliquastrum

Los frutos de este árbol brotan en vainas largas y planas con ala ventral. Llegan después de la caída de las flores y pertenecen a la familia de las legumbres. 

En el momento de su aparición poseen un color verde. Luego, de acuerdo con la maduración que tengan, pueden tomar un tono rojizo o marrón. Poseen hilo apical y endosperma o cordón nutricional.

Al igual que las flores, crecen en solitario o en grupos. En su interior encontrarás unas semillas de forma ovalada plana con un color gris bastante oscuro. 

Miden entre 6 a 10 centímetros de largo y 1,5 cm de ancho. Se dan de forma numerosa y, generalmente, maduran para el mes de julio. Luego se quedan colgando hasta la próxima temporada. 

¿Por qué Árbol del Amor? 

El Cercis Siliquastrum es ampliamente conocido como Árbol del Amor. Aunque también es nombrado Árbol de Judea, Pata de Vaca, Árbol de Judas, Algarrobo o Ciclo Amor. 

Alrededor de su nombre se han creado numerosas historias y leyendas. Entre las más populares figura una relacionada con el relato bíblico. La tradición cuenta que en un árbol de este tipo se ahorcó Judas Iscariote

En cambio, otras personas refieren que recibe el nombre de Árbol de Judea debido a que procede de esta región. 

Por otra parte, quienes lo llaman Árbol del Amor lo hacen por su belleza. Sus flores son muy hermosas y las hojas tienen forma acorazonada. Es muy común ver a parejas hacerse fotos frente a un Cercis Siliquastrum. De ahí que representen este sentimiento desde el mundo de las plantas. 

Orígenes del Cercis Siliquastrum

El Cercis Siliquastrum forma parte de la familia de las leguminosas. Un grupo de plantas, arbustos y árboles que se caracterizan por sus frutos de tipo legumbre

Sus orígenes están en el Mediterráneo oriental, así como en el sur – centro de Estados Unidos y en el continente asiático. También varios científicos aseguran que su esparcimiento partió de la Europa meridional. 

Por su gran belleza, hoy es posible encontrarlo en muchos países del mundo, aunque no sea originario del territorio. 

¿Cómo cultivar el Cercis Siliquastrum?

Cercis Siliquastrum

El árbol del amor necesita, para su correcto florecimiento, ser sembrado en suelos calizos. Estos deben ser de gran profundidad y buen drenaje, ya que no se desarrolla bien con mucha humedad en sus raíces.

Aunque no es muy recomendable, es posible sembrarlo también en macetas de gran tamaño. Debes chequear que el agua del riego drene correctamente e incorporar arena gruesa en el orificio de plantación para que se desarrolle. 

No es un árbol muy resistente al frío, con lo cual, es imposible que prospere en un clima con heladas frecuentes y prolongadas. Las condiciones perfectas para su desarrollo son las temperaturas cálidas y la constante exposición a los rayos solares. 

Se reproduce por semillas que hayan pasado por tratamientos de presiembra. Para este proceso puede emplearse el agua caliente o el ácido sulfúrico. 

Por otra parte, el Cercis Siliquastrum no tolera los suelos que posean excesos de agua. En cambio, puede adaptarse muy bien a las temporadas de sequía.  

El momento del año perfecto para plantar este árbol es el invierno. Deberá ser trasplantado cada 4 años porque, en un período mayor, las raíces se adhieren con más fuerza e impedirían moverlo. 

Así se cuida el Árbol del Amor

Luego de plantar un Cercis Siliquastrum es importante que le des toda la atención necesaria para que prospere. No es una planta que necesite muchos cuidados, así que con lo básico podrá sobrevivir en un ambiente adecuado. 

No necesitas suministrar agua regularmente si está plantado en el suelo, con las lluvias ocasionales es suficiente para que se abastezca de este líquido. Sin embargo, deberás regarlo una vez por semana durante los períodos de sequía prolongada. 

En tanto, los árboles del amor sembrados en macetas sí requieren de un regadío constante. Puede ser diariamente pero con dos a tres veces por semana es suficiente. 

Tampoco es una planta que necesite una poda sistemática. Sus ramas crecen de forma irregular, pero no alcanzan una gran longitud. Si deseas que tenga un tamaño uniforme puedes recortar algunas de vez en cuando, pero no será estrictamente necesario. 

Para abonar puedes escoger el final del invierno de cada año. Debes colocar una pequeña porción de materia orgánica (estiércol o humus de lombriz) alrededor del árbol. Luego tendrás que rastrillar la tierra y regar.

Algo a lo que sí debes prestar suma atención es a las plagas de cochinillas, pulgones y moscas blancas. Estos bichos podrían enfermar el árbol y dejarlo sin posibilidades de florecer o dar frutos. Para prevenirlas debes emplear insecticidas. 

También el viento fuerte es un factor de riesgo. La madera de este árbol no es muy resistente, las ramas pueden doblarse y quebrarse ante una fuerte ventisca. 

Usos del Cercis Siliquastrum

Cercis Siliquastrum 

Todas las plantas y árboles tienen diferentes aplicaciones. El Cercis Siliquastrum no es la excepción, por lo que, a continuación, repasaré algunos de sus usos más frecuentes. 

Medicina natural 

Los frutos de este árbol son de gran utilidad para la elaboración de un producto con propiedades astringentes

Asimismo, la corteza del Cercis Siliquastrum es empleada para aliviar dolores de cabeza y calmar los síntomas del catarro. 

Deliciosos platillos

Algunas culturas hacen un gran aprovechamiento de las flores del árbol del amor. En varias regiones la emplean como ensalada y, en otras, como elemento decorativo en los platos. Su sabor es más bien picoso, pero con un tono dulce. 

Existe también una receta para preparar los brotes de estas flores en escabeche con vinagre. El resultado es muy sabroso. 

Ornamentación de jardines y espacios públicos

Como seguro te has dado cuenta, el uso más común de esta planta es el decorativo. Gracias a su incuestionable belleza sirve de ornamento en parques, caminos, avenidas y jardines. 

Puedes encontrarlo en muchísimos lugares y siempre resaltará por sus vivos colores y belleza sin igual

Al mismo tiempo, es un árbol que ofrece sombra en tiempos de verano. Mientras, en invierno, gracias a que no estará del todo florecido, te permitirá tener contacto con los rayos solares. 

Artículos temporales

La madera de este árbol no es muy resistente. Puede doblarse con facilidad e incluso llegar a pudrirse por cambios de temperatura. No obstante, puedes emplearla en proyectos personales y en artículos de corta duración.