Vallas Metálicas para Jardín

Las vallas metálicas son un elemento importante para todo hogar, principalmente para aquellos hogares con jardines que, muy bien desees cercar o proteger. Sin embargo, las vallas metálicas para jardín no solo funcionan como un protector del mismo, también son perfectas para agregarle un toque decorativo. Si eres de los que les gusta cuidar siempre de su jardín, sabrás lo importante que puede ser instalar una valla metálica en tu huerto.

Los mejores jardines no están solamente conformados por plantas ornamentales y objetos decorativos. Estos también están equipados con una buena valla metálica que contraste la belleza del jardín.

¿Cuántos tipos de vallas metálicas existen?

tipos-vallas-metalicas

Hoy en día, en el mercado puedes encontrar una gran variedad de vallas para jardines de distintos materiales, colores y diseños.

Entre las vallas más usadas están los bastidores, mallas y paneles. A pesar que las vallas de madera puedan resultar decorativamente bonitas, no son la mejor opción si lo que buscas es seguridad.

De esta manera, las vallas metálicas son las mejores, comparadas con las vallas de madera. A pesar que este pueda costar un poco más que las tradicionales, la intención al comprar una valla no solamente es que esta luzca bonita en tu jardín, sino que también sea resistente y duradera.

¿Cuáles son las mejores vallas metálicas para mi jardín?

Bastidores de metal

Si cuentas con un buen presupuesto para levantar tu jardín, los bastidores metálicos son tu mejor opción. Vallas metálicas instaladas a la medida. Con este tipo de cercamiento puedes alternar la manera en cómo decoras tu jardín, abriendo paso a un sinfín de posibles diseños, donde el límite será la creatividad.

Estos se caracterizan por ser de buen material, firme y resistente. Puedes encontrar mallas onduladas, electrosoldadas, de chapas perforada, metal deploye, de lamas y muchas más. Además, puedes también adquirirlas en el color que más te guste.

Asimismo, los bastidores metálicos pueden cubrirse con plantas, hiedras y mallas de ocultación para añadirles un aspecto más natural, mejorando la estética de tu jardín.

Mallas de simple torsión

Gracias a su accesible precio, se ha convertido en uno de los cercamientos más solicitados del mercado. La malla de simple torsión es un cerramiento que además de ser uno de los más económicos, son duraderos. Bien acompañados de arreglos de flores revolucionarán la belleza de tu jardín.

Vallas plegadas

Otro de los mejores complementos decorativos para tu jardín son los paneles o vallas plegadas. Este, junto a las anteriores vallas metálicas encabezan la lista entre los mejores y más solicitados cercamientos decorativos para jardín.

Lo especial de las vallas plegadas no solo se limita a su fama. Estas vallas plegadas, son características por su fuerte material y lo fácil que es instalarlas.

Puedes escoger el color de tu preferencia y así contrastar la belleza del jardín. De igual manera, puedes solicitar una valla plegada de color verde para que este se fusione con los colores de tu huerto.

¿Qué se necesita para instalar vallas metálicas?

instalar-vallas-metalicas

La manera más sencilla y efectiva de cercar tu patio o jardín es instalando una valla metálica. Siendo más económico que levantar un cercado de chapado, ladrillo o bloques, las vallas metálicas son ideales para delimitar el territorio de tu pato sin que te impida disfrutar de la vista de tu patio o jardín.

No está de más mencionarte que, instalando mallas de ocultación sobre las vallas metálicas puedes también cuidar tu privacidad y la de tu jardín.

Normalmente, las mallas metálicas se instalan sobre una base sólida de bloques de hormigón o en bases de cemento, lo importante es que se instalen en una base rígida. De igual manera, los métodos de instalación son los mismos indiferentemente del material. Asimismo, la malla metálica puedes encontrarlas en distintos modelos, aunque el tipo o el material del que estén hechas no influye en la instalación.

Por otro lado, si se trata de instalar paneles rígidos o vallas, el método cambia. Todos estos deben fijarse exactamente a la misma distancia del otro. Asimismo, es importante que dispongan de su sistema específico de instalación (en función al fabricante).

Antes de instalar una valla

Es importante que tengas en mente que instalar una valla es un proceso que puede tomarte desde unas horas hasta 2, 3 días y más, todo depende de qué tan grande sea el terreno. La duración de la instalación la determinará la extensión territorial del perímetro que vaya a cercarse.

Antes de iniciar con la instalación de las bases y mallas, debes saber que este trabajo no es tan fácil como aparenta. Es necesario que sepas muy bien cómo registrar las medidas, modificar, usar un ahoyador motorizado, la pala cuadrada y el tiralíneas. Así como saber usar la grapadora, fabricar hormigón e instalar cables de acero.

La instalación puede realizarse sin problemas con un mínimo de 2 personas. Estas necesitarán de materiales y herramientas como:

  1. Spray para marcar el terreno
  2. Cordón
  3. Paleta
  4. Nivel
  5. Ahoyador
  6. Carretilla
  7. Hormigonera
  8. Grapadora para mallas
  9. Anclaje para postes
  10. Postes
  11. Cemento
  12. Tierra
  13. Alambres de acero
  14. Tensores
  15. Mallas metálicas
  16. Barras de tensión

Cómo instalar una valla metálica

Estudia el terreno

Lo principal es tomar las medidas y delimitar el terreno a cercar. De igual manera, es importante marcar el lugar donde se instalarán los postes de las esquinas, el cual debe contener una punta apuntando en cada dirección.

Procede a extender el tiralíneas por los límites del terreno. De este modo aseguras que los postes se instalen alineadamente. Luego puedes marcar con un spray el lugar donde irá ubicado cada poste.

Establece las bases

Instala los postes, empezando por los de las esquinas y los de refuerzo. Para ello usarás la pala, cavando profundo hasta unos 40 y 50 cm. Introduce el poste y sujétalo con piedras. Asegúrate que cada poste esté alineado y en posición vertical, indistintamente si el terreno es inclinado o irregular.

Ya verificado que los postes están alineados y nivelados, puedes proceder a sellar todo y patas de refuerzo. Espera 24 horas para que el material de sellado haya hecho su trabajo.

Ahora instala los postes a cada 2 metros y medio de distancia, sellándolos.

Hora de tejer

Una vez fijado cada poste, toca colocar los cables de tensión. Para ello, estira el cable por todo el cercado, así evitas enredos y nudos.

Empieza insertando el cable inferior. Usa los tensores y apóyate con una llave para darle tensión al cable, siempre cuidando el nivel de cada poste y sin aplicar mucha tensión sobre el mismo.

Luego de insertar y tensar los cables de acero, procede a desplegar la malla por el terreno, extendiéndola a lo largo del perímetro. Fija una barra de tensión en el principio del terreno y engarza todo junto a los cables de tensión.

Ahora bien, la instalación de la malla será por etapas. Poco a poco continúa fijando y tensando la malla. Ayúdate con pedazos de cables finos que para sostener la malla metálica.

Pliega los cordajes de los cables hacia adentro para que no puedan retirarse desde afuera. Puedes usar la grapadora para realizar un trabajo más limpio y ahorrar tiempo.

Una vez instalada toda la malla metálica puedes dar por finalizado el trabajo. Comprueba que la malla y los postes estén bien fijados y alineados. ¡Listo, has instalado una valla metálica para jardín!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *