Mesas y Sillas de Jardín

Los muebles de exterior, como las mesas y sillas de jardín, últimamente han evolucionado mucho en cuanto a su diseño y comodidad, tanto, que forman parte de la decoración de cualquier casa, ya que puedes combinarlas según tu estilo.

Debido a que estarán expuestas a la intemperie, al momento de comprarlas debes exigir calidad y, sobre todo, deben ser de un material resistente al sol y a la lluvia. Algunos modelos son extensibles o abatibles, de manera que puedes adaptarlas al espacio de tu jardín y a la cantidad de personas que invites.

Mesas de jardín

mesas-de-jardin

Mesas de madera

Las mesas de madera poseen, sin lugar a dudas, una hermosura indiscutible, son cálidas, acogedoras y poseen un aire campestre.  Pero, aunque estas mesas vienen preparadas para aguantar los cambios en el clima, es conveniente hacerles mantenimiento cada año, para que mantengan su bella apariencia.

La única desventaja que encontrarás a la hora de adquirir una de estas mesas, es que por lo general son más costosas que otras menos duras.

Mesas de piedra

Las mesas de piedra tienen muchas ventajas sobre otras mesas para exterior, ya que son muy resistentes, duran toda la vida y le dan un toque interesante a la decoración de tu jardín.

Estas mesas no necesitan mayor mantenimiento, ya que por estar hechas de piedra no les afecta el sol o la lluvia.  Pero debes tener en cuenta, que, por ser un material poroso, debes tener cuidado con la grasa que puede incrustarse en ella y tal vez sea difícil su limpieza.

Mesas de aluminio

Este tipo de mesas son una alternativa muy atractiva, tanto por su resistencia como por su peso que permite moverlas de un lado a otro sin mucho esfuerzo, a diferencia de las mesas de piedra y de madera, que suelen ser bastante pesadas.

En la actualidad puedes encontrar un sin número de modelos, estilos y diseños de sillas de aluminio, que se adaptan a cualquier estilo.

Mesas de hierro forjado

Las mesas de hierro forjado para tu jardín le darán un toque romántico y encantador.  Aunque son bastante más pesadas que las de aluminio, son menos pesadas que las de piedra, por lo tanto, se hace más fácil moverlas de un sitio a otro.

Actualmente existen muchos modelos de estas mesas en el mercado, de variados diseños y colores.  El principal inconveniente que presentan las mesas de hierro formado es en cuanto a su cuidado, ya que el hierro se oxida al estar en contacto con el agua y la humedad, por lo que debes hacerle mantenimiento cada cierto tiempo.

Mesas de obra

Las mesas de obra están hechas generalmente con cemento o yeso, por lo que poseen una gran resistencia.  No se pueden mover, así que una vez instaladas en un lugar se quedarán allí hasta que decidas removerlas.

Este tipo de mesas se puede adaptar en cualquier estilo de jardín, añadiéndoles telas y otros detalles de decoración.  Es decir, que puedes variar el estilo de tu jardín solamente con cambiar los manteles y tapetes o colocando algún otro elemento decorativo.

Sillas de jardín

sillas-de-jardin

 

A la hora de elegir sillas para tu jardín, las más apropiadas son las que traen almohadones o están acolchadas, de ratán,  de listones, de enrejillados de madera o con cojines integrados. También las encontrarás de metal, de plástico, plegables o montables, según tus gustos y el estilo de tu jardín.

Sofás para jardín

Los sofás para exteriores se han convertido en tendencia, ya que son ideales para el recreo y el ocio.  Están diseñados para permanecer mucho tiempo en el exterior, y algunos de ellos te dan la posibilidad de quitarle los cojines para lavarlos o evitar que se deterioren.

Por lo general estos sofás vienen acompañados por unas mesitas bajas muy parecidas a las mesas de café.

Sillas de plástico

Las sillas de plástico son muy resistentes a la lluvia y al sol, livianas y muy fáciles de trasladar,  también vienen en diversos colores, para que combinen con la decoración de tu jardín. Algunos modelos son plegables, lo que te permitirá ahorrar espacio.

Sillas Adirondack

Las sillas Adirondack, llamadas así por las montañas estadounidenses del mismo nombre, son sillas de madera, muy sencillas y cómodas. Thomas Lee creó la primera silla Adirondack en el año 1903, la cual ha sido adaptada a través de los años, a pesar de las cuales siguen siendo reconocibles en cualquier jardín.

La silla Adirondack es una silla de jardín, con un alto respaldo de listones, grandes apoyabrazos y un asiento que tiene la parte posterior más baja que la parte delantera.

Sillas de ratán

El ratán es un producto natural de delicada apariencia, pero que posee una resistencia mayor que muchos tipos de madera, lo que garantiza su durabilidad y resistencia a los golpes y a la humedad.

Aunque el ratán se parece mucho al mimbre, este es más maleable, más liviano, y es posible pintarlo, mientras que el ratán es más resistente y tiene una apariencia más natural.

Sillas de mimbre

Si vives en una zona árida, donde poco llueve y hace mucho calor, las sillas de mimbre son ideales para tu jardín. Pero si te gustan los muebles de mimbre y vives en una zona húmeda, puedes colocarlas en una zona techada de tu jardín, o guardarlas en caso de lluvia para que no se deterioren.

También dispones de otra opción, el poli-ratán, que es un material sintético, sustituto del mimbre, el cual es resistente a los cambios de clima, impermeable y resistente a los rayos solares.

Sillas plegables

Las sillas plegables son ideales para tu jardín, ya que son livianas y de variados diseños:  sillones, tumbonas, sillas de director, reclinables, elásticas, de tijera, infantiles, acolchadas, tapizadas o con cojines, con gran variedad de colores y fabricadas en diversos materiales para escoger:

Aluminio: son ligeras y resistes, fáciles de trasladar.

Acero: sólidas y robustas, con muchas opciones de diseño moderno.

Plástico: de variados colores, económicas y resistentes.

Madera: si la madera está tratada puede resistir cualquier clima y proporciona un toque natural y cálido a cualquier ambiente.

Hierro forjado: el hierro forjado da a las sillas de jardín un toque distinguido y clásico.

Conclusión

conclusion-mesas-sillas-jardin

Si dispones de un jardín amplio o una terraza grande, los muebles son una pieza clave en la decoración de los mismos, de allí que debes tomar en cuenta todos los detalles a la hora de comprarlos: material, tamaño, durabilidad, mantenimiento, funcionalidad, si necesitarás guardarlos en invierno, y, sobre todo, que se adapten a tu estilo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *