Tulipa gesneriana

¿Qué es una tulipa gesneriana?

La tulipa gesneriana es una especie de tulipán originario de Asia que pertenece a la familia de las Liliaceae. Una de sus principales características es que es  hermafrodita, lo que quiere decir que esta posee una aparato reproductor masculino y uno femenino.

Se trata de una planta que no sobrepasa los 50 cm de altura y que tiene su periodo de reproducción durante la estación de otoño. Cuenta con flores que expiden un aroma dulce, las cuales son muy resistentes a las bajas temperaturas y que durante cierto tiempo llegaron a ser las flores más caras del mundo.

Historia de la tulipa gesneriana

La tulipa gesneriana es una planta con una historia ciertamente curiosa, sin ir más lejos un poco más arriba te contamos que esta fue la flor más cara del mundo. Todo empezó con la gran popularidad que estas obtuvieron durante mediados del siglo XVI en Europa siendo más específico en los países bajos. Gracias a la especulación estas llegaron a convertirse en la primera burbuja financiera de la historia e incluso llegó sustituir el dinero por cierto periodo de tiempo.

Cuidados necesarios de la tulipa gesneriana

Para cuidar de manera correcta este tulipán tenemos que tomar ciertas medidas, que nos garantizaran que las necesidades de la planta siempre estarán suplidas como pueden ser: una buena iluminación, un buen regado y buen suelo en cual sembrarla.

En primer lugar tenemos que saber que este tulipán necesita de una gran cantidad de luz por lo que situarlas en pleno sol representa ningún tipo de problema para estas plantas. Aunque también cabe resaltar que este tulipán no tiene ningún problema en ser ubicado en una lugar con una sombra ligera.

En tanto el regado debe ser de manera más o menos frecuente ya que esta planta necesita de por lo menos una humedad de 85 % por lo que lo ideal es siempre mantener húmedo el sustrato de la planta y  luego volver a regar cuando se esté secando.

Y por ultimo pero no menos importante, el suelo debe de tener un muy buen drenaje, o al menos lo suficiente para que el agua no se comience a estancar alrededor de la planta, luego corra el riesgo de que sus raíces se pudran. También es bastante importante garantizar que la tierra este bien abonada, algunos expertos recomiendan la utilización de fertilizante granulado cada 30 días. Otro cuidado que también puedes proveerle es un podado de las flores y ramas muertas para luego otras nuevas tomen su lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *