Grevillea

La Grevillea es una flor hermosa y llamativa, que tiene formas un tanto peculiares, o distintas a las flores convencionales que vemos a diario. El nombre de este tipo de flores, deriva del famoso político británico Charles Francis Greville.

Esta flor pertenece a una familia de árboles y arbustos de distintos tamaños, que se pueden encontrar comúnmente en Australia, Nueva Zelanda, Nueva Guinea y Nueva Cedonia.

Tipos de Grevillea y sus usos

La familia Grevillea es muy extensa, se estima que existen más de 500 especies de esta preciosa flor, pero solo 370 son aceptadas, entre ellas podemos encontrar:

Grevillea robusta:

Es la especie más popular y grande de la familia, también es conocida como roble sedoso, arbol de fuego, falso roble o roble australiano, y tiende a ser comparado con el helecho.

Su origen es australiano, es un árbol de rápido crecimiento que puede llegar hasta los 35 metros de altura. Sus hojas de un fuerte color verde oscuro llegan a medir entre 15 y 30 centímetros de largo, y sus flores, que son de un hermoso color naranja, casi dorado llegan a medir de 8 a 15 centímetros de largo; mientras que los tallos pueden llegar a medir de 2 a 3 centímetros de longitud durante la primavera.

Sus usos varían, en su mayoría se usa para fines decorativos, más que para construcción, esto debido a las restricciones que tiene la explotación de la madera de este árbol, por la rápida reducción del número de árboles en el mundo. Su madera es dura y pesada, pero su durabilidad es corta, puede ser usada para marcos, acabados en muebles, acabados en interiores, e incluso instrumentos musicales.

Grevillea Rosmarinifolia:

También conocida como Grevillea Arbustiva, o Rosemary Grevillea. Es un arbusto que puede llegar a los 2 metros de altura, y sus hojas son muy parecidas a las de la planta Romero, estas llegan a medir entre 4 centímetros de longitud y 3 milímetros de ancho. Sus  flores, pueden ser de color rojo, o rosado intenso y llegan a crecer en grupos de hasta 8 flores, estas se producen durante el verano y la primavera.

Su uso es principalmente decorativo en jardines, y aunque esta no es muy común en ellos, merece mayor difusión, ya que es uno de los arbustos más llamativos de su especie, y gracias a la forma de sus hojas y los vibrantes colores de sus flores, podría ser una excelente combinación para cualquier otra planta.

Grevillea Juniperina:

Es un arbusto que puede llegar a medir 3 metros de altura. Sus hojas que tienden a verse un poco desordenadas, miden hasta 3 centímetros de longitud y su ancho puede ser de hasta 6 milímetros. Cabe destacar que las hojas además, tienen cierto parecido a arañas, estas pueden ser de color amarillo, verde, rosado, naranja o rojo. Este arbusto florece durante todo el año, pero lo hace con más intensidad a mediados de invierno e inicios de verano.

Su uso al igual que el de otros arbustos de la familia Grevillea es decorativo, no es muy usado, ya que sus hojas tienen cierto aspecto de desorden, y podarlas no es una opción, sin embargo dicho aspecto es un tanto exótico, y daría un toque único a cualquier jardín, que lo haría sobresalir entre los demás.

Grevillea

Grevillea Trinervis Makinson

Este es entre la familia de los pocos arbustos espinosos, puede llegar a medir un metro de altura, sus flores son de tamaño mediano y tienen un color rojo, casi rosado, mezclado con tonos de amarillo y naranja.

Al igual que las anteriores, es perfecta como arbusto decorativo. A diferencia de los demás arbustos, la Trinervis Makinson es muy común, y es fácil encontrarla en cualquier jardín alrededor del mundo, además resulta ser la preferida por los entusiastas de las flores exóticas, por su forma despeinada y su mezcla de colores vivos.

Datos sobre el cultivo:

Sin duda es una flor que cualquier persona desearía tener en su jardín, ya que resulta altamente llamativa por sus distintas formas y colores. Algunos de los tipos de Grevillea requieren hábitats, suelos o temperaturas distintas; pero se desarrollan mejor en el suelo seco.

Cultivarlas no tiene mayor dificultad, puede ser cultivada de forma convencional y tener éxito en ello, solo si se hace en una zona que tenga un clima templado. La temperatura en la que se cultive esta planta no debe pasar de los 21 grados, y no debe ser más baja de 7 grados.

Estas plantas es preferible no abonarlas, ya que tienen sensibilidad al exceso de fósforo.

Este tipo de plantas no requiere mucha agua para sobrevivir, al contrario prefieren suelos más secos. Sin embargo, en las épocas cuando las temperaturas son más altas (primavera o verano), estás deben ser regadas con abundante agua; pero con cuidado de no sobrepasarse.

En las épocas de temperaturas frías (invierno) es correcto regarla lo suficiente para que el suelo se mantenga ligeramente húmedo. Estas plantas no tienen mucha resistencia al frío, y es importante protegerlas durante el invierno; si la temperatura supera a la indicada lo prudente sería taparlas con un manto de hibernación.

Podarlas no es absolutamente obligatorio, se puede hacer ligeramente para que la floración se estimule.

Al momento de manipular alguna de estas plantas se recomienda evitar el contacto directo con la piel. Esto debido a que las plantas híbridas tienen tendencia a causar irritaciones o dermatitis; lo ideal es usar guantes al momento de tocarlas y artículos de jardinería.

Uno de los primeros cultivadores de Grevilleas fue Leo Hodge, quien también realizó experimentos con algunas de ellas.

¿Es comestible?

A pesar de que la belleza es su atributo principal, no es el único que tiene. Los aborígenes la tenían como favorita por su dulce néctar, el cual en la actualidad, no se recomienda ingerir directamente de la planta; ya que algunas especies de esta flor contienen cianuro. Sin embargo, en su mayoría, estas plantas producen frutos, flores y hojas comestibles que son nutritivos y deliciosos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *