Banco jardín

Un elemento que siempre es recomendable agregar a los jardines son los bancos, pueden aportar un lugar diferente a cualquier jardín y lograr dar una apariencia ingeniosa e imaginativa. Los bancos de jardín son opciones excelentes ya que se pueden encontrar disponibles en diversas presentaciones que permiten disfrutar plenamente del aire libre con comodidad.

Por lo general los bancos de jardín pueden ser un agregado permanente o temporal, todo depende del tipo de banco, su instalación e incluso el área donde esté ubicado.

Banco jardín

Tipos de bancos de jardín

Pueden encontrarse diferentes tipos de bancos de jardín, algunos de ellos permanentes y otros temporales; esto se define a partir de la manera en que se instalen mayormente, por lo general se pueden encontrar este tipo de bancos:

  • Bancos colgantes. Pueden instalarse de manera que sean permanentes o no, los bancos colgantes poseen cadenas ya sea en sus esquinas, a los lados o en su parte trasera y delantera, se sostiene de un techo o soporte, dependiendo de donde se quiera colocar.
  • Bancos de concreto. Este tipo de banco es permanente una vez haya sido instalado y suele ser un elemento decorativo muy usado; da una imagen más natural al jardín y puede pintarse de manera personalizada para encajar con el estilo que se le quiera dar.
  • Bancos mecedora. Al igual que una silla mecedora, este tipo de banco es de instalación temporal y ofrece un diseño clásico y tradicional pero con mayor espacio para usarse por más de una persona de manera que pueda aprovecharse mucho más.
  • Bancos curvos o circulares. Este tipo de bancos está pensado para respetar a las plantas o árboles de manera que al colocarlo rodee alguna de estas especies sin causarles problemas a su crecimiento. También, suelen ser temporales de manera que puedan instalarse en diferentes lugares o permanentes en otros casos.
  • Bancos tradicionales. Estos bancos pueden instalarse de forma temporal o permanente dependiendo de lo que se desee; pueden estar hechos de diversos materiales y su diseño puede ser diferente aunque siempre están conformados por cuatro patas de apoyo, un asiento, un espaldar y dos soportes para los brazos a los lados.

Instalación del banco de jardín

Para agregar este elemento a un jardín se requiere de una instalación específica que asegure que pueda mantenerse durante el tiempo que se les estime.

Primeramente, los bancos colgantes utilizan sus cadenas para sostenerse de un techo, cuando se instalan ahí pueden cambiarse de ubicación posteriormente. Si por el contrario se utiliza un soporte independiente, este soporte puede ser permanente y por tanto tener la intención de que el banco colgante también permanezca ahí de manera permanente.

Los bancos de concreto muchas veces pueden ser directamente construidos en el jardín de manera que puedan permanecer en perfecto estado luego de instalarse, aunque también se pueden instalar por parte e igual cumplir con la durabilidad y resistencia que se les atribuye.

Por otro lado, los bancos circulares pueden en ocasiones ser permanentes debido a lo complicado que resulta moverlos luego de su instalación. Su forma está pensada para permanecer donde se colocan y debido a ello la mejor opción es mantenerlos en una ubicación. Para instalarse no tienen ninguna especificación más que colocarlos en el lugar donde se desee.

Los bancos curvos, los tradicionales y los bancos mecedora se crearon para ser temporales y poder cambiar su ubicación constantemente, por ello no tienen un proceso de instalación más allá de colocarse en el área pensada para ellos.

Cabe destacar que aunque mayormente son temporales, en ocasiones los bancos tradicionales pueden instalarse de manera permanente utilizando concreto para que se mantenga en un sitio definitivo.

Mantenimiento del banco de jardín

Los bancos de jardín necesitan cuidados que puedan asegurar que se encuentren en perfecto estado en todo momento; para llevar a cabo un perfecto mantenimiento debe considerarse el material del que esté hecho el banco para cuidarlo de la manera idónea.

Los bancos hechos de madera necesitan pintarse con aceite de teca o barniz que pueda funcionar como una capa protectora de humedad y otras condiciones climáticas. También es recomendable que sea madera tratada y no rústica, pues la madera tratada es lijada de forma que pueda colocarse el barniz sin presencia de astillas.

Los bancos hechos de metal requieren un proceso algo parecido, al igual que la madera se deben barnizar y de ser posible, aplicarles pintura anticorrosiva que pueda prevenir la oxidación y mantener los bancos en perfecto estado.

Algunos bancos de jardín pueden contar con piezas de tela, estas piezas suelen ser removibles de manera que pueda evitarse que se dañen en el exterior. En caso de no ser removibles el banco debe colocarse en algún lugar donde no pudiera caerle lluvia o agregarle una sombrilla que cubra el mueble en ocasiones donde haya mal clima; también es posible optar por piezas que estén hechas de tela impermeable.

En última instancia, los bancos de concreto no requieren mantenimiento ya que el concreto es un material que se pensó para soportar las condiciones que se pueden presentar al estar a la intemperie y no requieren nada más allá de una limpieza ocasional que prevenga la acumulación de plantas en la base.

Banco jardín

Usos de los bancos de jardín

Los bancos de jardín pueden utilizarse por diversas razones y que siempre resulten un elemento perfecto para complementar un jardín. Por lo general son ideales en reuniones o fiestas donde esté presente una gran cantidad de personas ya que ofrece la posibilidad de tener distintos lugares donde socializar.

Por otra parte, los bancos de jardín pueden ser un excelente lugar donde pasar tiempo bien sea para leer, dibujar o simplemente pasar un rato al aire libre ya sea solo o en compañía.

Sumado a esto, uno o varios bancos repartidos en el jardín brindan una apariencia pintoresca y natural que puede deleitar a cualquier persona. Además, debido a que los bancos de concreto pueden personalizarse a la hora de pintarlos, es posible crear un jardín lleno de detalles atrayentes.

Los bancos de jardín son complementos más que un agregado para cualquier jardín ya que pueden cambiar por completo la apariencia de este y a su vez ser un elemento de utilidad sin importar la situación. Un banco de jardín puede darle a un exterior la mejor apariencia y lograr transformar su área del jardín en un sitio único tanto como atrayente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *