La poda del olivo

La poda del olivo es una tarea que debe realizarse para reavivar las ramas de este árbol y estimular una mayor productividad de frutos. Esta es una tarea que debe llevarse a cabo con suma cautela, usando herramientas especiales, como son las tijeras de podar eléctricas o las cizallas telescópicas. Te invito a descubrir como podar correctamente un olivo y obtener mejores aceitunas.

El olivo es un árbol que puede dar fruto en su estado silvestre sin necesidad de algún cuidado especial. Sin embargo, cuando estos son cultivados para la explotación agrícola es menester cumplir con ciertas tareas como: el riego, la protección contra aves y plagas y por supuesto, la poda regular. Ejecutar estas tres tareas con precisión te permitirá obtener buenas aceitunas para el aceite.

¿En qué consiste la poda del olivo?

tipos-de-poda

Este es un trabajo específico en el que se retiran todas las partes de la planta que ya no sirven. También se eliminan aquellas hojas y plantas que impiden el crecimiento normal del árbol. Podemos destacar tres funciones:

  1. La poda del olivo mantiene la salud del árbol.
  2. Incrementa la producción de aceitunas.
  3. Ayuda a que su crecimiento sea más recto, facilitando el acceso a los frutos.

Esta es una tarea que debe realizar una vez cada dos años mientras el árbol esté vivo y dando frutos.

¿Cuál es la mejor época del año para la poda del olivo?

De las cuatro estaciones del año, el mejor momento para la poda del olivo se da entre otoño e invierno. Sin embargo, cuando el cultivo de olivos se encuentra en zonas con inviernos muy fríos, lo correcto es esperar los últimos días del invierno para podar. Si se hace durante el invierno se corre el riesgo de debilitar al árbol frente a una condición climática adversa.

¿Qué debo saber antes de podar un olivo?

Lo primero que necesitas saber es que la poda del olivo no siempre se efectúa usando el mismo procedimiento. Existen diferentes tipos de poda los cuales se realizan a lo largo de la vida útil del olivo.

Poda de formación

Es la primera poda que se realiza y debe efectuarse durante los primeros años de vida del olivo. Su propósito es orientar el crecimiento del árbol, de modo que cuando dé frutos, sea fácil recolectarlos.

Para lograr mejores resultados, es recomendable usar tutores para sujetar al árbol. Estos marcarán la altura de la copa (poco más de un metro), con el propósito de que no aparezcan brotes secundarios. La poda debe limitarse por debajo de la zona de sujeción. Este proceso garantiza que el árbol adulto contará con una altura mínima de la copa, por lo cual será mucho más fácil recolectar sus frutos.

Luego del tercer año de la planta, se da inicio a las podas anuales ligeras. Este tipo de poda se debe enfocar a la eliminación de aquellas ramas enfermas o las que hayan nacido debajo de la copa del olivo. También servirá para limpiar la parte superior del árbol y así permitir que el sol llegue hasta lo más profundo del olivo.

Poda de producción

Una vez que la copa del olivo obtiene su forma, es momento de cambiar el tipo de poda. Ahora, el proceso debe realizarse buscando obtener la mayor abundancia de fruto. Esto se logra eliminando las ramas más viejas para dar espacio a las ramas más nuevas. En este punto es importante la presencia de luz solar sobre el árbol. Mientras más luz llegue a las ramas, mayor será el resultado.

Poda del olivo viejo

Cuando el olivo alcanza su vejez, los brotes nuevos no son tan frecuentes y las ramas tienden a perder sus hojas. Por otra parte, un olivo viejo produce un aceite con un ligero sabor a madera, lo cual no es muy bueno.

Por lo general este árbol puede llegar a vivir 1.000 años. Durante todo este tiempo da mucho fruto, sobre todo en sus primeros centenares de vida. Si se realiza una poda regular, acompañado de su prevención de plagas y riego constante, puede seguir dando frutos por muchos años más. Cuando un olivo cumple su edad adulta, es momento de enfocar la poda en la eliminación de las ramas viejas para crear espacio.

Una rama de olivo en buenas condiciones puede brindar fruto durante 20 años. Por eso no hay que apresurarse a cortar las ramas viejas, es una tarea que puede llevarse a cabo con el paso de los años. Sin embargo, es necesario cortarlas, dado que con el paso del tiempo las ramas van ganando grosor, consumiendo más energía y produciendo menos hojas, siendo contraproducentes para la alimentación del olivo.

Para tener éxito en la poda del olivo viejo, es necesario cortar una rama y luego esperar al menos dos años (dando tiempo de que se forme nuevamente) para cortar otra rama. Sin embargo, cuando se trata de un olivo bastante longevo, puede ser necesario talar varias ramas en la misma poda. Este tipo de poda, se lleva a cabo en conjunto con la poda de mantenimiento. Este trabajo permitirá el paso de luz solar a las ramas del centro.

Tips para la poda del olivo

poda-olivo-viejo

Si es tu primera vez podando olivos, te interesará conocer estos tips:

Utiliza tijeras de podar y cizallas

Bien sean manuales o tijeras de podar eléctricas, te serán necesarias para eliminar las ramas más cercanas al suelo. Mientras que, para cortar las ramas pequeñas, pero más altas necesitarás unas cizallas con mango telescópico. Para eliminar las ramas más grandes necesitarás de una sierra.

Haz cortes limpios

Los cortes de las ramas no deben ser irregulares. En caso de que ocasiones alguna herida al olivo, necesitarás aplicar sellador para curarlas y evitar que se infecte por hongos.

Enfócate en las ramas secas, rotas o enfermas

Debes eliminar toda rama que sea improductiva y que represente un estorbo para los frutos, desde el centro hasta la parte superior. Con ello evitarás el exceso de sombra y de hojas.

¿Qué hacer con la madera del olivo podado?

La madera del olivo resulta muy útil aun después que esta ha sido podada. La madera del olivo viejo cuenta no solo con una gran dureza sino también con buena capacidad para dar calor. Esta cualidad la convierte en un gran aliado para mantener el calor en las estufas y chimeneas, sobre todo mientras no te encuentres cerca para avivar el fuego. Un par de trozos de leña de olivo mantendrán avivadas las brasas al menos unas 10 horas, por lo que no debes preocuparte si te encuentras fuera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *