Saltar al contenido

Flor de Cúrcuma: Significado, Cultivo y Cuidados

septiembre 17, 2019
curcuma

Para hablar sobre la flor de Cúrcuma lo primero que se debe de tener en cuenta es que la palabra cúrcuma en realidad hace referencia a todo un género, ya que contiene una gran cantidad de distintas especies que se utilizan en la industria de las flores, tanto por su gran belleza, su larga duración, entre otras cualidades bastantes atractivas.

En este artículo podrás encontrar toda la información que necesitas sobre la flor de cúrcuma, además de que hay otros sitios en los que puedes aprender específicamente sobre la raíz de la cúrcuma, por lo que en realidad tienes todo lo que necesitas para aprender sobre esta planta.

curcuma

Características principales de la cúrcuma

Como ya mencioné anteriormente, Curcuma es un género y éste pertenece a la familia Zingiberaceae en la que se encuentran muchas especies aromáticas, herbáceas y arbustivas, las cuales suelen ser originarias de Oriente y Australia, aunque hoy en día se pueden encontrar en muchos países.

Una de las características principales de estas plantas es que tienen un gran rizoma, el cual suele estar ramificado de forma irregular y los cuales representan un gran interés comercial. Sus flores están asociadas en inflorescencias en espiga, pudiendo tener distintos colores dependiendo de la especie que sea.

Especies principales de cúrcuma

En la actualidad se han encontrado cerca de 70 especies dentro de este género, pero las más conocidas y probablemente las que te interesen son las siguientes:

Curcuma Longa

Esta es la especie más extendida en todo el mundo y es a la que la mayoría de las personas se refieren simplemente como “cúrcuma”.

Esto se debe a que del rizoma de esta planta se obtiene la especia conocida como “cúrcuma”, la cual es muy utilizada en la cocina oriental, aunque también se usa en otros países gracias a su cultivo.

Curcuma Alismatifollia

Esta especie es una planta originaria de la India, está provista de un rizoma y se caracteriza por tener hojas lanceoladas de un color verde claro bastante atractivo.

Sus flores crecen en tallos largos que pueden alcanzar hasta los 70 cm y suelen tener un color rosado.

Cómo cultivar cúrcuma

Para aprender sobre el cultivo de la cúrcuma se debe tener en cuenta que tiene un crecimiento desde primavera hasta que termina el verano, pero sus rizomas entran en descanso total durante el otoño y el invierno. Durante este último periodo se tiene que dejar el rizoma seco y al fresco, en un entorno que tenga una temperatura aproximada de 17°C. Si la temperatura baja más durante el invierno se puede afectar la producción de flores.

Durante la primavera se pueden ver los primeros brotes, sólo durante esta época, se debe de retomar los cuidados normales de la planta. Es importante tener en cuenta que durante el verano no se deben de alcanzar temperaturas superiores a los 35°C, lo que afectaría el crecimiento de esta planta.

En caso de que quieras cultivar cúrcuma en tu jardín o un exterior, tendrás que plantar los rizomas durante la primavera para evitar el clima frio. También debes recordar que son plantas que necesitan tener una buena exposición de luz, aunque no le debe de dar directamente la luz solar.

Humedad y riego

El riego se tiene de hacer de forma que durante la primavera y verano la tierra esté ligeramente húmeda en todo momento, siempre evitando encharcamientos. Esto se debe a que es una planta originaria de zonas tropicales, por lo que el entorno debe estar húmedo para que pueda crecer bien.

Durante el otoño, cuando sus hojas comiencen a ponerse de un color amarillo, se tienen que suspender las aportaciones hídricas dejando que las hojas se sequen por completo. Cuando llegue la primavera y comiencen a aparecer los primeros brotes se tiene que retomar los cuidados de riego de forma gradual.

Poda

Estas plantas no se podan, simplemente se eliminan las partes de la planta que estén secas para evitar que estas puedan convertirse en un foco de parásitos.

Abono

El abono que se utilice en este tipo de plantas debe de tener: fósforo, nitrógeno, potasio, hierro, manganeso, boro, zinc, cobre, molibdeno y magnesio.

Ahora ya tienes toda la información que necesitas sobre la cúrcuma, su cultivo y los cuidados. Así que te recomendamos esperar la primavera y comenzar con sus cuidados.