Saltar al contenido

¿Cuáles son los beneficios de la climatización en un invernadero y la fertilización con dióxido de carbono?

enero 13, 2022

Hay muchos mitos falsos sobre los cultivos de invernadero, como que el control del clima en un invernadero no es importante o que los cultivos de invernadero son artificiales. Hay otras ideas que llevan a la gente a creer erróneamente que ciertas plantas (como frutas o verduras) no saben bien, o que simplemente contienen más productos fitosanitarios que las que se producen en plantaciones al aire libre.

Algunos incluso argumentan que los invernaderos están sobreexplotando los recursos. No hay sobreexplotación en absoluto, todo lo contrario. Los métodos de cultivo en invernadero son muy productivos y tienen grandes beneficios para el ser humano a la vez que son respetuosos con el medio ambiente. Sin embargo, para alcanzar este nivel de optimización es necesario aplicar tecnologías como la climatización de invernaderos mediante el uso de gas natural o pagando el dióxido de carbono producido por su combustión. Todo esto solo aumentará el rendimiento de los cultivos.

Provecho de los invernaderos

Por definición, un invernadero consiste en un lugar cerrado, estático y accesible que se utiliza para diversos fines, como la jardinería, y está equipado con una cubierta exterior de plástico o vidrio translúcido que puede controlar la temperatura, la humedad y otros factores ambientales para promover el crecimiento de las plantas. .

Los aspectos positivos que ofrecen los invernaderos son enormes:

? Alta productividad.
? Ahorro de costes, especialmente de agua y recursos naturales.
? Controlar las condiciones climáticas.
? Entrenamiento de alta tecnología.
? Los rendimientos de los cultivos son altos.

Los invernaderos son un invento reciente que incluye un modelo de desarrollo agrícola basado en el uso racional del agua con un alto rendimiento técnico y económico, que permite el control de características específicas del medio ambiente. En resumen, podemos recrear y controlar la temperatura, la luz, el agua y crear las condiciones adecuadas para un crecimiento óptimo de las plantas.

Las cosechas de frutas, verduras, etc. en el invernadero se incrementa diariamente.

Los productos producidos en invernaderos son productos premium cuya calidad y rendimiento crecen cada día.

Nuevas tecnologías; climatización en invernaderos
La eficiencia y seguridad del control biológico producido en invernaderos son la garantía de productos de primera. Además, la implementación de nuevas tecnologías como la climatización de invernaderos puede ahorrar costes económicos y ecológicos.

Hasta hace unos años, los invernaderos utilizaban métodos de calefacción como el diésel o el gas propano. Hoy en día, los agricultores y propietarios de invernaderos están reemplazando el propano con gas natural.

El gas natural es un sistema de calefacción en invernaderos que puede ahorrar mucho dinero no solo económicamente, sino también ecológicamente. Por si fuera poco, también abre nuevas posibilidades para las plantas, gracias a los fertilizantes de dióxido de carbono. En promedio, el gas natural puede ahorrar entre un 10 y un 15 por ciento de combustible, según cálculos de empresas productoras y proveedoras.

Instalación de gas natural

Los beneficios de este sistema son una menor contaminación y una mejor utilización de los cultivos. Esto se puede lograr combinando técnicas como el calentamiento óptimo y la fertilización con carbón. En otras palabras, la salida puede ser de hasta 2,5 veces por metro cuadrado. Evidentemente, depende del tipo de cultivo y de otros factores como una buena cosecha y un control exhaustivo del sistema.

Un claro ejemplo de la ventaja es que con el antiguo sistema de calentamiento de aceite se pueden producir una media de 4 a 8 kg de tomate por metro cuadrado. Por otro lado, con un adecuado sistema combinado de calentamiento y fertilización, los rendimientos pueden llegar a los escandalosos 20 kg.

El secreto está en la optimización

Los aspectos fundamentales que se consideran más importantes para mejorar el ahorro energético y la eficiencia energética en los invernaderos son los siguientes:

? Correcto aislamiento y estanqueidad de las instalaciones.
? Revisar y mantener todos los equipos industriales.
? La iluminación eficiente se logra mediante el uso de medidas automáticas y bombillas de bajo consumo.
? Ajustar equipos climáticos.
? Utilizar técnicas de cálculo y ajuste.
? Integrar fuentes de energía renovables para generar calor dentro del invernadero.

Automatización, Climatización y Generadores de Ozono

La automatización y combinación de procesos es necesaria para garantizar unas perfectas condiciones de agua, luz y temperatura. Estas condiciones son necesarias por muchas razones. El primero es evitar plagas, el segundo es asegurar una buena cosecha y el último es reducir costos y optimizar resultados.

Para optimizar estos resultados es preciso el cálculo de las necesidades de climatización del invernadero y cómo pueden intervenir las condiciones climáticas internas y externas. Esto es importante porque un invernadero sigue siendo una estructura expuesta a las inclemencias del tiempo y sujeta a desgaste.

Además, el desarrollo óptimo de los cultivos requiere que el invernadero esté preparado para el desarrollo de los cultivos y se ajuste a las condiciones climáticas internas que se deben mantener durante un largo periodo de tiempo. El beneficio de la automatización es que nos ahorra tiempo y dinero

Calcular mal un valor puede resultar en una mala cosecha. Hay que calcular bien la temperatura para una correcta ventilación. Si utilizamos generadores de ozono en el invernadero, los propios aparatos se encargan de la generación automática de ozono en las tuberías. La acción desinfectante, germicida y eliminación de gérmenes de los desodorantes de ozono mantendrán segura tu cosecha.

En definitiva, los invernaderos son instalaciones sofisticadas que requieren una atención especial en aspectos de control como la calefacción, el aire acondicionado y la ventilación. Por ello, es necesario contar con materiales (por ejemplo, generadores de ozono) y tecnología adecuada para garantizar óptimos resultados y buenas cosechas.