Saltar al contenido

Construir un invernadero con pocas herramientas

noviembre 12, 2021
Construir un invernadero con pocas herramientas

Las necesidades, querencias, gustos, instan a buscar soluciones rápidas que no por serlo, han de tener menos calidad ni dedicación. El construir un invernadero con pocas herramientas es factible y ayuda a quitar las limitaciones de algunas personas de no contar con todos los elementos necesarios para una gran obra, cuando por el contrario, para una gran obra como esta lo que se requiere es técnica, orientación y la convicción atada a la disposición para realizarlo.

Y con sinceridad les decimos que hay algunas herramientas que bien se pueden conseguir en calidad de préstamo, como martillo, pinzas, taladros, sierras, mismas que son asequibles de comprar y en líneas generales, el máximo para el invernadero que se desea tener a bajo costo, alta calidad y con la satisfacción del trabajo hecho a mano y muy bien.

Construir un invernadero con pocas herramientas

Los invernaderos se hacen necesarios para resguardar a las plantas, flores y semillas durante el invierno, manteniéndolas a una temperatura óptima para su desarrollo y permanencia. El mismo puede ser pequeño para cuidar macetas o semilleros o un tanto más grande para cubrir un modesto jardín.

Construcción de uno sencillo

Consiga varillas de madera, de aluminio, plásticas o metálicas a las cuales pues crear una torsión en 90º (como hacer un iglú largo); de conseguir unas muy rígidas, entonces procure hacer una estructura lo más rectangular posible, que le brindará menos problemas que buscarlo todo de la misma medida para hacer un cubo. Además, mientras más holgado el espacio, mejor, para que corra el aire.

Los invernaderos se han de hacer en función de que las plantas no se toquen ni toquen los mantos que le protegen. El manto o cobertor puede ser una delgada tela plástica pero impermeable. Los que venden en las tiendas del ramo de usual son amarillos y repelen mucho la humedad exterior y conservan el calor interior, así que procure ellos de serle posible.

Coloque dicho protector con el cual ha procurado construir un invernadero con pocas herramientas y sujételo con cintas adhesivas (también de las impermeables) para evitar que entre el aire frío y al mismo tiempo se escape la humedad anterior.

Socave un poco la tierra del lado exterior de la estructura que realizó, para repulgar los bordes del plástico y luego taparlos con la misma tierra. De esta manera blindará el área y además entrará una humedad controlada que se transformará a manera de roció para humedecer a sus plantas, ya que en esta época no es aconsejable el riego.

Construir un invernadero con pocas herramientas

Para áreas internas

En los balcones o dentro de las casas, las plantas también sufren los embates del clima frio. El construir un invernadero con pocas herramientas es más económico y posible aquí, ya que podrá usar una gran caja como las que usan las empresas de envíos, sea de madera o de cartón doble, grueso. Selle con cinta adhesiva los bordes inferiores o grietas con una pasta de harina de trigo y una cucharada de vinagre.

Con una pala, esparza generosa pero muy bien distribuida la tierra en la que quepan las semillas, plantas ornamentales o trasplantes, además de las macetas individuales. Ya que esta caja la colocará en zonas oscuras, porque el contacto con el sol generaría una transpiración excesiva que terminaría pudriéndoles, puede taparlas con un plástico o sábana muy delgada, dejando rendijas en las puntas para la circulación de aire.

Este sistema amerita vigilancia constante. Si nota mucha humedad, procure tapar más. En los días más cálidos del invierno, puede realizarles cuidados, corte de hierbas o recolectar cosechas.

Construir un invernadero con pocas herramientas para la comunidad

Basados en los anteriores sistemas, se pueden hacer invernaderos comunales muy sencillos. Tan sólo se requerirán cañas o varas de madera o ramas largas muy verticales y sin corteza. Ha de cavarse una zanja, para lo que ameritará una pala, porque allí radicará el invernadero.

Se procurará levantar estructuras a manera de tiendas de campaña, bien atadas en los extremos con sogas y su parte superior será cubierta con tela de saco (el que usan los agricultores para trasladar sus productos) en la parte superior y también como bordes de los extremos.

Éstos, de no hacer un refulge, se sellarán con yeso o con algún producto sellante biodegradable, además de bordear con parte de la tierra sobrante luego de realizada la zanja.

Ha de procurarse un plástico de invernadero o el plástico amarillo que antes describimos para forrar la estructura. Se mantiene cerrado por 5 días antes de colocar las plantas, ya que en ese lapso habrá creado la primera temperatura ideal para poder acoger a las plantas y semilleros.