Saltar al contenido

Comprendiendo nuestro jardín: del césped al cultivo sin tierra

enero 22, 2021
comprar desbrozadora eléctrica

Los jardines que embellecen nuestro hogar son a menudo todo un vergel de misterio para nuestra comprensión. La relación del ser humano con la naturaleza siempre ha sido algo así, pero hoy en día las posibilidades para salvaguardarla y contenerla en casa son amplísimas y variadas. Desde podar con las mejores herramientas hasta practicar la hidroponía.

Guiar y guarecer la naturaleza

Los seres humanos jamás hemos abandonado nuestra atávica y persistente relación con la naturaleza que nos nutre y reconforta, pero que también nos responsabiliza en parte de su integridad. La naturaleza no sólo nos proporciona cuanto precisamos para subsistir, sino que, además, ha construido todo un imaginario decorativo en nuestro entorno del que se beneficia incluso nuestra salud mental. Ello nos ha conducido ha dar con mejores herramientas y recursos para guarecerla, para guiarla y erigirla a nuestro antojo y cincelar la maleza en forma de armonía.

Cuanto a las metodologías, todo depende de nuestra actividad, sea esta tanto a modo de mantenimiento como de cultivo. Dos mundos que, de hecho, se entrelazan y que encuentran múltiples herramientas y variantes. En ese sentido, actividades como la poda son, aunque aparentemente agresivas, altamente necesarias para estimular el crecimiento de las plantas de nuestro jardín como recuerda la empresa especializada en maquinaria de jardinería https://todobosqueyjardin.com/. Porque tratar con la naturaleza que nuestro jardín acota es, más que cuidarla, también comprenderla.

heliconia

Los cimientos del jardín: cómo entender el césped

Uno de los casos más frecuentes donde se evidencia nuestra carencia de trato con la naturaleza en nuestro jardín es, justamente, su elemento más trivial: el césped. Aunque este elemento, común en lo salvaje, pero siempre presente en todo jardín que se precie, pueda parecer más bien simple, su envergadura es testimonio de su poder. De hecho, 75m2 de césped contienen hasta 424 millones de Km de raíces, lo que es equivalente a 10.000 vueltas alrededor de la Tierra. Y su mantenimiento, aunque no complejo, no consiste únicamente en regarlo y cortarlo de vez en cuando.

De hecho, cotar el césped demasiado bajo es debilitarlo, por ello su medida debe no debe ser menor a 5 centímetros, aunque otras tipologías permitan alturas más pequeñas. En relación a ello, cortar nuestro césped a destajo puede ser perjudicial para su salud, dado que éste se estresa y debilita. Por ello, debemos obedecer al tiempo de siega y crecimiento. Lo que, traducido a estaciones y frecuencia aproximadas, pasaríamos de más de una vez por semana en verano, pero una vez al mes en invierno, a entre 2 y 4 veces al mes en otoño y primavera.

Cuanto a la actividad de cortar el césped en sí misma, es preciso evitar cortar el césped cuando esté mojado. De hacerlo, podríamos no sólo deformarlo, dado que el agua haría ceder sus fibras obteniendo un mal recorte y, a su vez, podríamos perjudicar nuestro cortacésped. Además de que nuestra maquinaria sea potente y esté en buen estado, encontrando incluso tractores cortacésped como los que ofrece Todo Bosque y Jardín, también debemos tratar de seguir un patrón de líneas rectas para que nuestro jardín gane en uniformidad y el césped se acostumbre a nuestra mano.

Cultivar con y sin tierra

Un punto importante en relación con la salud de nuestro jardín es disponer de una buena materia prima para que éste crezca con vigor y soltura. Es decir, no basta con tener un pedazo de tierra donde enterrar las plantas que escojamos, sino que debemos escoger cuidadosamente la tierra de donde partirá nuestro jardín. En el mercado existen distintos tipos de tierra, con sustratos y otros nutrientes que permitirán que nuestras plantas se desarrollen con todo lo que necesitan, sin olvidar los momentos para el riego. Sin embargo, también debemos adelantarnos a una posibilidad que puede comprometer su crecimiento, pero que haya solución colateral.

En caso de que nuestra tierra seapoco fértil, existe un método hábil para producir plantas en cualquier lugar, tanto sea un jardín propiamente dicho, como un balcón u otro espacio. Como recuerda homónimamente https://todohidroponia.es/, la hidroponía es una técnica, de mucha popularidad hoy en día, que consiste en acondicionar un ambiente de forma específica para poder plantar en prácticamente cualquier parte. Lo que, además, reduce costes de inversión en cuanto a verduras y frutas, basándonos en la aportación de agua y de nutrientes.

Una relación de respeto y sinergia

Realmente, cuidar nuestro jardín, fomentar su crecimiento y asegurar su prosperidad no guarda tanto misterio como parece. Basta con ataviarse de buenas herramientas, ideas y recursos para gozar de una frondosa y hermosa selva en casa. Además de no subestimar jamás cuanto ya sabemos sobre nuestra flora doméstica y seguir el curso natural del crecimiento en el jardín.

Los mecanismos de la naturaleza, al fin y al cabo, siempre han funcionado sin el ser humano. Por ello, nuestra labor debe ser tan sólo la de comprender y facilitar su desarrollo. Una relación basada enteramente en el respeto y en la entrega, donde la sinergia entre cuanto nos aporta la naturaleza y cuanto podemos aportar a ella nos enaltezca a ambos como seres que coexisten bajo un mismo y bello planeta.